Blappsis
Close

¿Por qué es tan importante que los padres tengan una buena relación con los maestros de sus hijos?

Los niños son personitas dependientes aún en formación. Así como sus padres son figuras de referencia para él, lo son también sus maestros. Sobre todo en esta época donde los niños ingresan cada vez más pronto al sistema escolar y sus tutores se encargan de atender necesidades básicas que antes solo correspondían a los padres.

 

Una buena comunicación entre los maestros y los padres del niño es clave para que ambos agentes sociales puedan educar en forma conjunta, aportando sus experiencias adecuadamente a la formación del niño.

 

Lea también: La influencia de los maestros en la vida de los niños.

 

¿Cómo establecer una buena relación con los maestros de tu pequeño?

 

Coincidir con los maestros de tu hijo en ocasiones puede ser complicado. Hay muchos factores para tener en cuenta y todo está verdaderamente ligado a lo emocional. Te compartimos 5 consejos que te ayudarán a mantener una buena relación con sus maestros o tutores.

 

1. Utiliza los medios de comunicación establecidos por el jardín. La mayoría de las instituciones utilizan agendas, mensajes virtuales o reuniones frecuentes para mantener una comunicación continua con los padres de familia. Es muy importante que los padres de familia utilicen estos recursos para mantenerse informados e informar de cualquier novedad acerca de sus pequeños.

 

2. Comunicación coherente entre padres y tutores. Si la maestra de tu hijo hace o dice algo con lo que no estás de acuerdo, es necesario aclarar la situación en privado, no en presencia de tu hijo. Siempre se debe tratar de llegar a un acuerdo teniendo como objetivo claro el bienestar del niño. Recuerda que la maestra es una figura de autoridad para tu pequeño y descalificar su opinión frente a él puede distorsionar la imagen que él tenga acerca de su autoridad, afectando su desempeño educativo. Se debe evitar que el niño reciba indicaciones contrarias sobre su comportamiento y deberes.

 

3. Siempre hay que escuchar las dos partes de la historia. Todas las personas suelen contar cada historia únicamente desde su perspectiva. Es común que los niños al relatar algunas de sus travesuras o inconvenientes escolares quieran evitar el enojo de sus padres. Por lo tanto, puede que cuenten solo una parte de la historia. Los padres deben estar dispuestos a escucharlos siempre y apoyarles en cualquier situación. Sin embargo, es necesario charlar con los docentes y observar cada circunstancia con objetividad para proporcionar al niño el contexto adecuado para desarrollarse de forma integral.

 

4. Escucha las recomendaciones del maestro. Procura no incomodarte si la maestra te pide tiempo para hablar sobre el comportamiento de tu hijo, su evolución y lo que ha identificado en su proceso. Acude con la mejor actitud y trabaja junto a ella en equipo para vencer las dificultades y buscar la mejor solución frente cada situación, siempre anteponiendo el bienestar de tu pequeño.

 

5. Enseña a tu hijo a dirigirse con respeto a sus maestros. Como en las demás situaciones, el ejemplo de papá y mamá es la herramienta que los niños tendrán en su vida adulta sobre la vida. Aunque es necesario que el niño tenga espacios donde pueda expresar su libre opinión frente a cualquier persona, el respeto frente a todos los seres humanos será una de las mejores habilidades que podrás sembrar en él. No hables mal de sus maestros y menos frente a él. Enséñale a mostrar empatía y compasión frente a esta noble labor que no la llevan a cabo personas perfectas, pero si muchas de ellas con un gran corazón.

 

Blappsis sabe que la primera escuela es en casa

 

Los niños necesitan que familia y escuela trabajen de forma conjunta, para ofrecerles la mejor educación. Sin embargo, sabemos que lo más importante de la vida se aprende en casa, gracias a la mayor influencia emocional, que son los padres o cuidadores.

 

En Blappsis diseñamos una metodología para estos padres de familia que quieren ser parte activa de la educación de sus pequeños de una manera adecuada, estimulando el cerebro infantil a través de los idiomas, haciéndolo más eficiente, es decir, para aprender más fácilmente, mientras se potencia su futuro. Así pues, ¿quién no necesita dominar un segundo o tercer idioma para obtener mejores posibilidades en la vida adulta? Tu hijo posee todas las ventajas para aprender cualquier idioma de forma natural, nosotros te decimos cómo lograrlo.

Related Posts