Blappsis
Close

Niños valientes y sensibles según el método Montessori

Share this...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

“El niño es el inicio, la puerta, el primer paso, el esbozo y la promesa del hombre que duerme en su interior. El niño engendra al adulto que será y le alimenta con cada experiencia que vive. Todo hombre tiene por padre y madre al niño que fue. Por eso, cuidar a un niño, a una niña, es cuidar a toda la especie humana”. José María Toro.

 

En una época de extremos y de excesiva información, los padres y madres de familia consultan diferentes métodos de crianza que favorezcan el desarrollo óptimo de sus hijos. La educación Montessori se basa en la creencia de que cada niño puede aprender de forma espontánea todas las habilidades que requiere para su vida adulta.

¿Debería ser distinta la educación entre niñas y niños?

 

En Montessori no hay distinción de género en la educación infantil. Sin embargo, niño o niña, cada uno es diferente y tiene un ritmo distinto. Así que el adulto a cargo debe observar y analizar al niño mientras él va descubriendo los conocimientos por sí mismo y dirigirlo hacia aquellas actividades que pueden potenciar su desarrollo de la forma más natural. Por lo tanto, tiene la misma validez el interés de la niña por un deporte de contacto que el del niño por la danza. En Montessori estimular la sensibilidad en niños y niñas desarrollará una mayor inteligencia emocional en la vida adulta de cada uno.

5 consejos para educar niños sensibles además de fuertes y valientes

 

1. No lo critiques. Al criticar a tu hijo le enseñas a juzgar. Si por el contrario le ayudas a reconocer su equivocación y reconoces su esfuerzo antes de sus errores, le enseñarás a valorar el esfuerzo de quiénes le rodean promoviendo el desarrollo de la compasión y la empatía.

 

2. Permítele llorar, permítele sentir. No invalides sus emociones cuando le encuentres triste, enojado, frustrado o emocionado con frases como: “No es para tanto”, “Los niños no lloran”, “No pasó nada”. De esta manera solo lograremos que evite compartir sus emociones por miedo a ser ridiculizado. Esto generará graves consecuencias para su salud emocional en la vida adulta, además de enseñarle a ignorar las emociones de otros. En lugar de eso, ayúdalo a identificar lo que siente con frases como: “Sé que estás enojado”, “Entiendo que estés triste”. Consulten juntos algunas técnicas para gestionar las emociones de manera adecuada.

 

3. Respétale siempre. Evita hablar mal de tu hijo, esté presente o no. Aunque haya cometido un error, escúchalo siempre que te hable y responde a sus preguntas con la mayor precisión posible, ya que él te necesita para aprender. Háblale con dulzura, canta junto a él cada vez que puedas, bailen juntos y practiquen ese deporte que tanto disfruta.

 

4. Involúcralo en las tareas del hogar. En Montessori no hay tareas específicas para cada género, pero sí un objetivo claro de generar independencia en el niño a partir de la libertad con límites. Alrededor de los dos años se despierta en los niños y las niñas el periodo sensible del orden. Sus padres pueden identificarlo fácilmente al notar cómo demuestra un interés natural por ordenar sus juguetes o sus objetos personales. Este periodo finalizará alrededor de los 6 años y solo establecerán hábitos de orden aquellos niños o niñas a quiénes se les permita participar en las actividades cotidianas con una actitud positiva por parte del adulto. Debes estar dispuesto a ayudar a tu niño si busca algo, pero debes también estar dispuesto a permitir que encuentre las cosas por sí solo.

 

5. Tú eres su mejor modelo. Recuerda siempre que los niños aprenden de su entorno. Habla con él sobre lo que a ti te hace sentir triste, enojado, feliz o frustrado. Muéstrate vulnerable, de esa manera le enseñaras a empatizar contigo también y le abrirás la puerta para que él pueda compartir contigo sus emociones. Ayúdale a crecer sintiéndose seguro en cada instante, será entonces cuando aprenda a confiar en los demás.

 

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar la aprobación de los adultos a cada paso.”  María Montessori.

Una metodología creada para niños y niñas

 

En Blappsis sabemos que el cerebro de todos los niños es maravilloso y podemos prepararlo para aprender idiomas de una manera práctica y cómoda. Nuestro estudio científico reconoce la importancia del desarrollo emocional en los niños para aprender de forma natural y simple hasta 5 idiomas, aumentando su coeficiente intelectual hasta en un 37% y su velocidad de procesar información hasta en un 67%. Además, te brindamos una herramienta que te permite compartir tiempo significativo junto a tu hijo, que le brindará las herramientas para optimizar su futuro.

Related Posts