Niño hiperregalado

El síndrome del niño hiperregalado: ¿Cómo saber qué regalarle a mi hijo en Navidad?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Se acerca la Navidad, una época llena de magia e ilusión, sobre todo para los más pequeños de la casa. Ellos se convierten en protagonistas y son los que más regalos reciben de sus familias. A simple vista parece algo maravilloso que les permitirá guardar dulces recuerdos de su infancia. Sin embargo, vivimos una época donde al parecer los niños crecen con mucho más de lo que necesitan. Parece que tienen demasiado de todo y muchos adultos asumen la actitud de comprar todo aquello que los niños exigen sin medir las consecuencias de lo que esto puede ocasionar en su futuro. Tanto es así que hoy se habla del síndrome del niño hiperregalado.

 

Características del niño hiperregalado

 

1. Baja tolerancia a la frustración. Cuando somos adultos aprendemos que no podemos tener todo lo que deseemos. Si un niño recibe todo aquello que pide sin siquiera tener que esperar un proceso o sin necesitarlo, crecerá creyendo que todas las personas deben hacer exactamente lo que él quiera. Como consecuencia no tendrá las herramientas emocionales para asumirlo cuando no sea así. Son los padres los encargados de enseñar la tolerancia a la frustración. Hay que analizar la situación cuando algo no sale como queremos, si esta dependía de uno mismo o bien de circunstancias ajenas que debemos respetar según sea el caso.

 

2. Poca imaginación al crear cosas nuevas. Los niños necesitan espacios de aburrimiento que les permita inventar juegos nuevos, imaginar situaciones y representarlas. Deben observar el funcionamiento de las cosas de uso cotidiano y preguntarse cómo y por qué. Entre más funciones tenga un juguete, menos requerirá la inventiva del niño para divertirse desaprovechando el periodo de mayor aptitud de su cerebro para establecer habilidades innatas.

 

3. Incapacidad para valorar los pequeños detalles. La manera en la que los padres demuestran el amor a sus hijos les permite formar una imagen de cómo relacionarse con los demás. Los niños que reciben demasiados regalos pierden más fácilmente la ilusión por la novedad y por apreciar los pequeños detalles. Los juguetes pronto quedan olvidados y aparece una necesidad insaciable de querer recibir siempre algo nuevo. En la vida adulta esto se traduce en esperar siempre algo material de aquellos que le rodean para sentirse amado o aceptado. De esta forma pierden la capacidad de valorar aquellas cosas que parecen más sencillas, como el tiempo de calidad, las bellas palabras, los actos de servicio que puedan ofrecerle o incluso demostraciones físicas de afecto tan importantes y valiosas como un abrazo.

 

Una nueva regla para Navidad

 

La ciencia revela que la etapa más importante para desarrollar habilidades sociales en la vida es, sin duda, la primera infancia. En este periodo el cerebro apropia los estímulos recibidos como hábitos naturales. De ahí que no se debe restar importancia a ninguna de las experiencias adquiridas durante esta etapa. Es así como aparece la regla de los cuatro regalos para Navidad, que permite a los niños disfrutar de estas fiestas al máximo. Mientras, se forman en él diferentes habilidades para la vida. La idea es que sea una decisión compartida en familia, así los niños no esperarán más de lo que van a recibir.

 

1. Un regalo que realmente desee. Este regalo requiere que prestes especial atención en aquello que tu pequeño ha estado pidiendo constantemente. Puede ser algo relacionado con sus dibujos animados favoritos o su deporte preferido. Incluso puede coincidir con algún juguete de moda que por esos días te ha mencionado constantemente.

 

2. Un regalo que pueda llevar puesto. Regálale una prenda de vestir o un accesorio que sabes que le gustaría usar en estas fechas especiales.

 

3. Un regalo que realmente necesite. Aquí podrás incluir materiales u objetos de uso cotidiano que tu hijo aprovechará en sus actividades regulares.

 

4. Algo para leer. Aun si tu hijo no sabe leer, procura siempre incluir un libro en los regalos de Navidad, puesto que vinculará la lectura con un recuerdo positivo como la Navidad. Esto le ayudará a amar los libros de manera natural.

 

Debes tener en cuenta que lo más importante es aprovechar el tiempo cuando los niños aún quieren jugar con sus padres. Pronto olvidarán el número de juguetes que tuvieron, pero nunca el tiempo compartido con ellos.

 

Un regalo por un año que le durará toda la vida

 

Regala genialidad a tu pequeño y potencia su futuro. Blappsis es una herramienta que te permite compartir con tu hijo tiempo de calidad mientras entrenas su cerebro en cinco distintos idiomas con una estimulación adecuada y oportuna. Aprovecha todas las capacidades neuronales que posee durante la primera infancia. Invertir en su futuro es un regalo invaluable y la mejor decisión que puedes tomar al equiparlo con habilidades que le acompañarán a lo largo de su vida en su camino al éxito.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *