¿Cómo educar niños sensibles y valientes Según el Método Montessori?

En Montessori no hay distinción de género en la educación infantil. Sin embargo, niño o niña, cada uno es diferente y tiene un ritmo distinto. Así que el adulto a cargo debe observar y analizar al niño mientras él va descubriendo los conocimientos por sí mismo y dirigirlo hacia aquellas actividades que pueden potenciar su desarrollo de la forma más natural.

Por lo tanto, tiene la misma validez el interés de la niña por un deporte de contacto que el del niño por la danza. Según la pedagogía Montessori  estimular la sensibilidad en niños y niñas desarrolla una mayor inteligencia emocional en la vida adulta de cada uno.

Una frase que hizo mucho daño a la generación anterior

Camilo, de 5 años, acaba de descubrir que su juguete favorito está roto y justo cuando está a punto de llorar debido a la frustración y tristeza que naturalmente esto le produce, escucha esta cruel afirmación que automáticamente invalida sus emociones. No llores, porque los hombres no lloran.

¿Sabes qué aprendió la generación de hombres y mujeres que crecieron escuchando esta frase? Pues, aunque la idea inicial, era formar hombres fuertes, al parecer solo se consiguió que la fortaleza se confunda con la incapacidad de expresar emocionalmente principalmente en los varoncitos.



5 consejos para educar niños sensibles, además de fuertes y valientes

1. No lo critiques. Al criticar a tu hijo le enseñas a juzgar. Si por el contrario le ayudas a reconocer su equivocación y reconoces su esfuerzo antes de sus errores, le enseñarás a valorar el esfuerzo de quienes le rodean, promoviendo el desarrollo de la compasión y la empatía.

2. Permítele llorar, permítele sentir. No invalides sus emociones cuando le encuentres triste, enojado, frustrado o emocionado con frases como: “No es para tanto”, “Los niños no lloran” o “No pasó nada”. De esta manera solo lograremos que evite compartir sus emociones por miedo a ser ridiculizado. Esto generará graves consecuencias para su salud emocional en la vida adulta, además de enseñarle a ignorar las emociones de otros. En lugar de eso, ayúdalo a identificar lo que siente con frases como: “Sé que estás enojado” o “Entiendo que estés triste”. Consulten juntos algunas técnicas para gestionar las emociones de manera adecuada.

3. Respétale siempre. Evita hablar mal de tu hijo, esté presente o no. Aunque haya cometido un error, escúchalo siempre que te hable y responde a sus preguntas con la mayor precisión posible, ya que él te necesita para aprender. Háblale con dulzura, canta junto a él cada vez que puedas, bailen juntos y practiquen ese deporte que tanto disfruta.

4. Involúcralo en las tareas del hogar. En Montessori no hay tareas específicas para cada género, pero sí un objetivo claro de generar independencia en el niño a partir de la libertad con límites. Alrededor de los dos años se despierta en los niños y las niñas el periodo sensible del orden. Sus padres pueden identificarlo fácilmente al notar cómo demuestra un interés natural por ordenar sus juguetes o sus objetos personales. Este periodo finalizará alrededor de los 6 años y solo establecerán hábitos de orden aquellos niños o niñas a quiénes se les permita participar en las actividades cotidianas con una actitud positiva por parte del adulto. Debes estar dispuesto a ayudar a tu niño si busca algo, pero debes también estar dispuesto a permitir que encuentre las cosas por sí solo.

5. Tú eres su mejor modelo. Recuerda siempre que los niños aprenden de su entorno. Habla con él sobre lo que a ti te hace sentir triste, enojado, feliz o frustrado. Muéstrate vulnerable, de esa manera le enseñarás a empatizar contigo también y le abrirás la puerta para que él pueda compartir contigo sus emociones. Ayúdale a crecer sintiéndose seguro en cada instante. Será entonces cuando aprenda a confiar en los demás.

También te puede interesar: ¿QUÉ DEBE APRENDER UN HIJO VARÓN DE SU PAPÁ?

“Cuando un niño se siente seguro de sí mismo, deja de buscar la aprobación de los adultos a cada paso.”  María Montessori.

Si tienes alguna pregunta o comentario acerca de este tema o algún otro puedes hacerlo a través del blog, de la página de Facebook o de la cuenta de Instagram. Y si te ha gustado la entrada o crees que podría ayudarle a alguien que conoces: COMPARTE.

¡Gracias por leernos!

¡Feliz crianza!

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by